ejemplo

Nota

A través de la Resolución 423 (v), la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió celebrar el 10 de diciembre de cada año como el Día de los Derechos Humanos[1], en conmemoración de la Resolución 217 A (III), del 10 de diciembre de 1948. Por medio de este documento, se aprobó la Declaración Universal de los Derechos Humanos como ideal común por el cual todos los pueblos y naciones deben esforzarse. [2].

Los Derechos Humanos, son el conjunto de prerrogativas sustentadas en la dignidad humana, cuya realización efectiva resulta indispensable para el desarrollo integral de la persona. Éstas se encuentran dentro del orden jurídico nacional, en nuestra Constitución Política, tratados internacionales y las leyes[3].

Es importante recordar que, el respeto de estas prerrogativas es un deber de todos. Igualmente todas las autoridades en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos en favor del individuo. Este respeto se encuentra regido por los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad[4].

El principio de universalidad señala entre otras cosas que todos los Estados, independientemente de sus sistemas políticos, económicos y culturales, tienen el deber de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales[5]

Por otro lado, la interdependencia e indivisibilidad de los derechos humanos implica que el avance de uno facilita el avance de los demás. De la misma manera, la privación de un derecho afecta negativamente a los demás[6].

Aunado a lo anterior, los derechos humanos incluyen tanto derechos como obligaciones. Los Estados asumen las obligaciones y los deberes, en virtud del derecho internacional, de respetar, proteger y realizar los derechos humanos. La obligación de respetarlos significa que los Estados deben abstenerse de interferir en el disfrute de los derechos humanos, o de limitarlos[7]

La obligación de protegerlos exige que los Estados impidan los abusos de los derechos humanos contra individuos y grupos. La obligación de realizarlos significa que los Estados deben adoptar medidas positivas para facilitar el disfrute de los derechos humanos básicos. En el plano individual, así como debemos hacer respetar nuestros derechos humanos, también debemos respetar los derechos humanos de los demás[8].

En este sentido y en el transcurso del tiempo, se han desarrollado un conjunto de instrumentos y mecanismos para asegurar la primacía de los derechos humanos, y para hacer frente a las violaciones de los derechos humanos dondequiera que ocurran.

El artículo 102, apartado B constitucional, establece a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), como un organismo autónomo de gestión y presupuesto, con personalidad jurídica y patrimonio propios. Asimismo, determina que tiene como principal labor, la protección, la observancia, la promoción, el estudio y la divulgación de los Derechos Humanos previstos por el orden jurídico mexicano[9].

Fuentes:

[1] http://www.un.org/es/events/humanrightsday/index.shtml

[2] http://www.un.org/es/universal-declaration-human-rights/

[3] http://www.cndh.org.mx/Que_Son_Derechos_Humanos

[4] http://www.cndh.org.mx/Que_Son_Derechos_Humanos

[5] http://www.cndh.org.mx/Fecha_Relevante/?id=2016-12-10

[6] http://www.cndh.org.mx/Fecha_Relevante/?id=2016-12-10

[7] http://www.ohchr.org/SP/Issues/Pages/WhatareHumanRights.aspx

[8] http://www.ohchr.org/SP/Issues/Pages/WhatareHumanRights.aspx

[9] http://www.cndh.org.mx/Funciones